IMPONENTE APERTURA ALCANZÓ LA CHAYA DE ORO CON ACTUACIONES DESCOLLANTES DE LUCIANO PEREYRA Y LOS TEKIS

El tun tun de las cajas chayeras, bombos, guitarras y voces retumbaron en el chayódromo, en un predio que lució colmado envuelto en una interminable nube de harina, marcando una imponente apertura con más de 17 mil personas en la Chaya de Oro, con actuaciones descollantes de Luciano Pereyra y Los Tekis, que coronaron una noche con preminencia de artistas riojanos. En la apertura estuvo presente el mandatario provincial Sergio Casas.

EL GOBERNADOR CASAS PRESENTE

Alrededor de las 23 arribó al chayódromo el gobernador Sergio Casas para vivir la primera noche de Chaya, en donde destacó la celebración ancestral que cumple 50 años y que cada febrero hace alegrar el corazón de los riojanos.

El mandatario estuvo acompañado por el secretario de Cultura, Víctor Robledo; de Turismo, Álvaro del Pino; de Prensa y Difusión, Luis Solorza y el jefe de Policía, Marcelino Elizondo. Además, la intendenta de Castro Barros, Gloria Pedraza y de Arauco, Florencia López, entre otros.

GANADORES DE LA PRE CHAYA

La jornada de este jueves abrió con una característica que la guiará en todas sus noches, presentando y privilegiando artistas locales, con sello bien federal y el aporte de los consagrados a nivel nacional. La apertura estuvo a cargo del locutor Juan Manuel Moreno, quien presentó en primer lugar al artista Brandon Millicay, de la categoría Chayerito, ganador de la Pre Chaya sede Chilecito.

A las voces que animarán este festival se sumó Fermín “Baby” Albornoz, recayendo en su caso la responsabilidad de presentar a otro chileciteño, en este caso a Juan Campillay, también ganador del rubro solista vocal masculino en la Pre Chaya, Chilecito.

Inmediatamente la voz femenina llegó al escenario con la participación de Mariana Maldonado, para presentar a Pimpe González, uno de aquellos grandes cantores populares que van quedando. Reconocimiento a un folklorista que trascendió las fronteras del país, que con su guitarra ha logrado pintar un paisaje eterno de La Rioja adentro.

El Oeste riojano dijo presente una vez más, aportando la gracia y elegancia del cuerpo, con pareja Mayorga-Miranday, ganadores de la Pre Chaya, Chilecito, presentando por el locutor del lugar Héctor Vega.

También ganadores de la Pre Chaya sede Chilecito, llegó al escenario chayero el Grupo Khimera, con ritmo del antiplano, incorporando a sus cuidadas voces, guitarra, batería, charango y caja. Este ensamble de instrumentos ancestrales con los sonidos de los nuevos da a este grupo una particular manera de tocar nuestras vidalas chayeras.

Otra de las voces históricas de los festivales chayeros participa en esta Chaya de Oro, como es el caso de Jorge Agüero, quien le abrió el paso a la joven chileciteña Mariana Quinteros, ganadora de la Pre Chaya como la mejor voz solista femenino, también de Chilecito.  Reconocida en su pueblo y con la esperanza de volar bien alto a través de la música.

Más tarde fue el turno de Luis Gómez, quien presentó la canción inédita “Chaya de Coplas”, tema con el que se consagró ganador en la Pre Chaya, Chilecito.

CHAYA DE ORO Y BIEN FEDERAL

Después de las 22 fue el turno de La Pacota, grupo de la capital riojana aportando canciones propias, entre ellas una chaya, acompañados de guitarra acústica, bombo, batería, caja, flauta y sikus, donde los jóvenes participantes le dieron lugar a los pequeños, marcándoles el camino de la música folclórica. A esta altura la zona de plateas ya lucía prácticamente colmada, lo que fue el marco ideal para el primer aplauso abierto de la noche.

Las Pacotas son en la Rioja, grupo de músicos y cantores que se juntan en Navidad para cantar villancicos o en febrero para cantar vidalas chayas o vidalas chayeras. Este grupo riojano, de música folcklórica y latinoamericana que desde hace un tiempo trabaja para lograr en sus sonidos la integración de ritmos y sabores propios de América. Está integrado por músicos de variados orígenes musicales reúne esa diversidad que busca, apadrinados por Monchi Navarro.

Más presencia del folklore riojano le aportó a la Chaya de Oro, con los “Chayeros de Cuanta”, liderando el grupo de cantores  César “Chacho Tejada, dueño de una particular voz. Integró tradicionales grupos riojanos como Los Federales del Chacho, La Chayayerata Riojana, nacido en el corazón del Barrio Ferroviario, recordando aquellas chayas que se hacían en la casa de Blas Oliva, llegó con un puñado de chayas a este escenario.

De esta manera se abrió un espacio para la participación esos chayeros como Emilio Fuentes, del histórico Nicolás “Cholito” Bajinay, sumando además a Justino Scaltriti, Chain Nacuzzi y Mauricio Guzmán.

La noche chayera en el Autódromo riojano siguió impregnándose de juventud con la presencia del grupo chileciteño “Proyecto 5”, con la frescura de voces, acompañados de guitarra y vientos, ganadores en la categoría Chayerito en la Pre Chaya de Chilecito. Como antecedente comenzaron seguramente como todos los niños, jugando a hacer música, a tocar instrumentos a cantar bajo la tutela del profesor Diego López, tenían en sus inicios, entre 7 y 13 años, niños que heredaron de nuestros ancestros las melodías más distinguidas que uno pueda imaginar…

En el escenario retumbó “. ..Hoy he venido a cantar penitas pa´ vidalear, soy canción, de La Rioja soy señor…”, sonó como carta de presentación, para otro músico riojano, “Josho” González, que en cada una de sus interpretaciones recibió el aplauso del público como reconocimiento a su destacada presentación.

Otro de los artistas riojanos presente fue Ramiro González, hijo de un gran cantautor como “Pimpe” González, que desgranó sus canciones, entre ellas “Los amanecidos”, tema de autoría que en una pincelada poética describe “….Soy duro como el quebracho muero por este lugar es mi herencia montonera la que me impulsa a luchar .Soy de los amanecidos defensores del honor de algarrobos y de adobe soy riojano hasta el dolor…”.Un testimonio de riojanidad.

Sobre la medianoche del jueves, La Chaya de Oro recibió además La Morena, prácticamente un clásico en cada festival riojano, pero además lleva el folklore y chaya riojana a los grandes escenarios nacionales, no podía estar ausente y se hizo presente para desplegar un refinado repertorio de canciones. Grupo del nuevo semillero de cantores de La Rioja que han cosechado en su carrera los aplausos de distintos públicos.

La ocasión por demás propicia para poner a consideración un reciente trabajo “La Morena Voz de la Tierra”, con temas propios y de autores riojanos, sobre todo chayas, con toda la fuerza del grupo.

LA CAJAS ESTÁN RE TEMPLADAS

El Carnaval en La Rioja, como bien lo describiera Daniel “Chacho” Olivera, en la Chaya saltada que recorrió el mundo, pinta de cuerpo entero el sentimiento riojano en el mes de febrero, donde se llega con “Las cajas ya (están) templadas, Los bombos bien estiraos, es que se viene la Chaya…”. Esta Chaya de Oro, en su devenir histórico pareciera que las dejó re templadas.

En el marco de la apertura oficial del festival, poco antes de la una de la madrugada se presentó el cuadro “Origen y Chaya”, una puesta en escena de una obra que reflejó y graficó la vida de la provincia desde sus orígenes, su conquista y su actualidad, además de las tradicionales fiestas religiosas y paganas como la adoración a la tierra (Pachamama), o el festejo de la buena cosecha representada en la fiesta de la chaya.

Este cuadro que también se presentó recientemente en Cosquín, responde a una iniciativa del Gobierno de la Provincia de La Rioja, a través de la Secretaría, con la Puesta en escena y dirección general de Marcos Vega, con narración de César Torres.

Después llegó uno de los momentos más esperados. La voz inconfundible de Homero Coronel Montes anunciando Salud América, Salud, Argentina: La Rioja vuelve a chayar. Confluencia de imágenes en cada sector del chayódromo mostraron las caras enharinadas por la primera nube que nos hace iguales a todos, mientras se iluminó el cielo de multicolores fuegos artificiales y retumbando en el Velasco el grito de Chaaaya. Quién lo diría llegamos a las 50. La Chaya de Oro, que también festeja 50 presencias el animador histórico, pero que siente a La Rioja, como su tierra, como muchos que llegaron y la hacen suya.

A continuación, subió al escenario Emiliano Zerbini, artista ampliamente reconocido a nivel nacional, nacido en Córdoba, chileciteño por adopción, ganador del Premio Consagración de la 58° edición de Cosquín, un compositor e interprete que ha sabido rescatar la impronta de su tierra y de su gente, pero además plasmarla en sus canciones.

LUCIANO PEREYRA HIZO DELIRAR AL PÚBLICO CHAYERO

Los asistentes al chayódromo esperaron con ansias la presentación del artista ya consagrado, oriundo de Luján Provincia de Buenos Aires, Luciano Pereyra, que en el trascurso de su show vivaron de pie y acompañaron con a coro todas sus canciones, sobre todo plateístas femeninas. Como no podía ser de otra manera, Luciano se sumó a la fiesta chayera y terminó enharinado en la pasarela principal del escenario y esgrimiendo la espuma loca. Delirio en el chayódromo con una actuación descollante de poco más de una hora, ante un público que no dejó de pedir otra, otra y otra.

A continuación, se presentó el ballet IDAL, bajo la dirección de la profesora Karina Flores,

LOS TEKIS, HICIERON VIBRAR EL CHAYODROMO

El conjunto jujeño Los Tekis le aportó el plus chayero a la primera noche de la Chaya de Oro, haciendo saltar y bailar a los asistentes al chayódromo, con sus interpretaciones clásicas y la incorporación de temas nuevos. Hicieron vibrar el predio y fueron ovacionados en su presentación que incluyó ritmos con música de noroeste argentino, con carnavalitos, bailecitos, huaynos y taquiraris. Como es su característica empleando instrumentos autóctonos como sikus, zampoñas, quenas y charangos.